sábado, 13 de agosto de 2011

                                             

Algunas personas tratan al amor como un niño a un juguete..
Lo desean todo el rato, sueñan con el, imaginan su vida si lo tuvieran.. hasta harían lo que fuera por conseguirlo..y algunos hasta lo hacen..Prometen que nunca se cansaran del juguete..Y claro, después de insistir y más insistir, al final consiguen ese fabuloso juguete. Al principio están super contentos e ilusionados, pero al poco tiempo ya no le prestan la misma atención.Lo van dejando poco a poco de lado, hasta que se aburren completamente de él. 
Y piden a mamá un nuevo juguete.

1 comentario:

Así de ilógica. dijo...

QUE HERMOSO ESCRIBÍS : )
GRACIAS POR PASARTE.
TE SIGO GENIA, UN BESO.