jueves, 10 de octubre de 2013

Mía.

Ella se levantaba de la cama como cada día, sin ganas. No abandonaba porque no quería hacer daño a nadie, pero en el fondo, ya lo estaba haciendo. Ella no era feliz, no podía serlo. Tenía muchos complejos, muchas frustraciones, tenía pánico.

Como cada día, Mía iba al baño y se lavaba la cara con agua fría. Tenía unas enormes ojeras. No se veía guapa y más con ese pijama a rayas rosa que le hacía más gorda aún.  Odiaba todo de sí, pero lo que más odiaba era su cuerpo. ¿Por qué tenía que ser gorda? Hay muchas personas en el mundo que comen todo lo que quieren y no engordan. ¿Por qué ella no podía ser así? ¿Por qué tenía que tener barriga y ese enorme trasero que no se metía en ningún pantalón?

Como cada mañana, bajaba a desayunar, solo se tomaba un vaso de leche. No quería comer, no lo necesitaba. 

Mía pasaba la mañana leyendo, le encantaba leer porque podía evadirse de la realidad. Era de la única forma que podía entretenerse. De la única forma que no sufría.

Pero a la hora de la comida, tenía que volver a la realidad. Su madre la llamaba a voces para que bajara a comer. ¿Por qué era tan duro escuchar eso? ¿Por qué no podía ser como otras personas que amaban la hora de la comida? Mía nunca decía que no a la comida, a ella le encantaba comer, disfrutaba con los sabores. Pero se sentía culpable. Se veía GORDA. La palabra GORDA llenaba su cabeza y empezaba a sentirse mal cada vez que comía algo que engordaba más de la cuenta.

Mía ya no podía más, tenía que hacer algo.


Un día, después de la comida, subió al baño de arriba y se colocó frente al inodoro.

Ató su larga melena con un coletero, y se arrodilló frente al inodoro con las piernas flexionadas, oprimiendo su barriga. Justo después, introdujo sus dedos índice y corazón en el paladar.

 



Mía no estaba bien. Ella lo sabía. Pero no podía parar.
Lo que empezó como un juego, acabó como un hábito.
Y el hábito, acabó con su vida.



5 comentarios:

Antony G. Martínez dijo...

Has hecho sentir ese remordimiento, lo que siente Mía.
Aunque creo que deberías haber explicado con más angustia y oscuridad. Más tenebroso todo. Aunque viene de ti, y tú eres puro amor y dulzura. Claro.

¡UN SALUDO!
http://undiariopersonalmas.blogspot.com.es/

Mariela Garcia dijo...

ouch... que triste realidad!

* dijo...

Hola! Te escribo desde enunanubeazul.blogspot.com y quería si no es mucho pedir que te pasaras por leyendamadridista.blogspot.com es un blog de temática madridista que alguien ha hecho con mucha ilusión y todavía no tiene mucho éxito, con simplemente darle a alguna reacción y contestar a la encuesta estarías ayudando a que esa persona siga con esa ilusion, gracias por la ayuda! Respecto a la entrada, solo deseo que nadie tenga que pasar por eso.

Isa dijo...

Has descrito muy bien todo este drama que ha sido provocado por la misma situación de las "fashion" y ahí van muchas tras ese camino. Qué tristeza. Hay tantas mujeres regordetas con unas curvas que están "wow", en fin, cuestión de gustos y déjame decirte que a los hombres les gusta tener donde "agarrar". Alguna vez has abrazado un "hueso" je,je, no pienses que estoy en contra de las "flacas", para nada, pero sí de todo las patologías que han llevado a la muerte a muchas, eso sí no me gusta. Son tan lindas las flacas como las regordetas. Te lo dice una ex-flaca natural -¡aunque tú no lo creas!- Besitos!!!!

Anónimo dijo...

Hola necesito saber como puedo comunicarme con Valeria. .la chica del blog aquí y ahora necesito urgentemente comunicarme con ella si alguien me ayuda please gracias dejo whatsapp. +56971735455 soy. Y face igual para que me contacten. Face sombra.oscura0977 gracias